viernes, 18 de enero de 2013

EDGAR SOSA " TRAS LA LESION PENSE QUE NO VOLVERIA A JUGAR BALONCESTO"

ESPAÑA-A pesar de que todos los focos mediáticos han apuntado directamente en Valladolid a Patrick Ewing Jr, hijo del mítico pívot de los Knicks, Blancos de Rueda Valladolid se ha hecho con los servicios de un jugador con background muy especial tras él. 

Se trata del dominicano Edgar Sosa (1.90/25 años) que se crió en Nueva York, pasó por la prestigiosa Lousville de Rick Pitino (2006-10) y que debutó como profesional en el Angelico Biella, ofreciendo un rendimiento más que destacado (13.1 puntos, 2.1 rebotes y 4.5 asistencias de media). 

En nombre de Edgar dio la vuelta al mundo por una gravísima y aparatosa lesión que sufrió durante la disputa del Preolímpico Americano con su selección en septiembre de 2011. 

Sosa se fracturaba la tibia y el peroné al caer mal en los instantes finales de un partido que Dominicana vencía con comodidad a Panamá. 

Tras muchos meses de duro trabajo y sinsabores (fichó por Montegranaro el pasado verano, pero tuvo que pasar de nuevo por el quirófano frustrando su regreso a las canchas), ve la luz después del túnel y vuelve a sentirse feliz como jugador de baloncesto en el equipo vallisoletano.

 Solobasket logró hablar en exclusiva con el jugador para charlar sobre distintos aspectos de su carrera y sus planes de presente y de futuro. 

Usted se crió en New York y ha sido y es un asiduo jugador de Streetball ¿Cómo se entiende el basket callejero en la Gran Manzana?

 Yo comencé en el mundo del baloncesto a través del Streetball. En Nueva York, el Streetball es como la vida. Todo el mundo sabe sobre el baloncesto callejero y familias enteras, con gente mayor, acuden a las canchas de los barrios para ver basket. Es algo muy grande en Nueva York. En Dyckman he jugado con Telfair, Tinsley, Durant, Beasley,también con Feldeine y hasta con Nacho Martín 

¿Cuál es su cancha favorita de Streetball en Nueva York? 

Mi cancha es Dyckman, que es donde yo nací y me crié. Actualmente en Dyckman se celebra el torneo más importante de basket callejero de toda la ciudad. Supongo que en todos estos años habrá jugado con muchos jugadores de primera línea en las calles de Nueva York.... Yo he jugado con todo el mundo que ha pasado por Dyckman: Sebastian Telfair, Jamaal Tinsley, Kevin Durant, Michael Beasley, muchos jugadores han pisado esta pista, incluso he jugado ahí con un compañero mío ahora en Blancos de Rueda Valladolid: Nacho Martín. En su experiencia en el basket callejero, 

¿cuál es su mejor recuerdo, aquel partido donde lograste su mejor actuación?

 Me acuerdo de un partido que disputé contra el equipo de James Feldeine, ahora en Mad-Croc Fuenlabrada. Mi equipo perdía al descanso de 20 puntos. Yo llegué para disputar la segunda parte, ya que llegué tarde porque tenía otro partido en otra parte de la ciudad. En el segundo tiempo anoté 41 puntos y mi equipo remontó y acabó ganando. Yo por aquel entonces tenía unos 16 años. En la NCAA jugó en la prestigiosa Universidad de Louisville a las órdenes del muy afamado Rick Pitino. 

¿Cuál son sus recuerdos de aquella época en general y de su relación con el coach Pitino en particular? 

Mis cuatro años en Louisville es un tiempo que nunca olvidaré. Pasé de ser un chaval a convertirme en un hombre. Me sentí muy bien. Y como jugador mejoré mucho. Mi relación con el Pitino es para toda la vida. El me enseñó como jugar y como ser un base agresivo pero también creador. Todo lo que me enseñó es lo que uso ahora en mi juego como profesional. Su mejor momento con los Cardinals, supongo que coincidirá con alcanzar el Elite Eight en 2008 y 2009... Rick Pitino me enseñó a jugar al baloncesto de primer nivel Si, esos años jugamos muy bien y llegamos al Elite Eight dos años seguidos, perdiendo contra North Carolina y Michigan. Tras acabar su ciclo en la NCAA, debutó como profesional overseas en Biella (Italia), un lugar donde se apuesta mucho por rookies llegados directamente desde la Universidad 

¿Cómo fue su debut en Europa?

 Me sentí muy bien. Aqui en Europa se juega algo más físico en EE.UU. pero me amoldé pronto. El coach me dio la oportunidad de jugar muchos minutos y creo que lo aproveché. Pensaba que no jugaría tan bien en mi primer año. Precisamente en Biella encontramos a uno de los directivos más afamados del basket italiano, Marco Atripaldi 

¿Qué recuerda de él?

 Me trató muy bien y con gran respeto. Lograba conseguir todo lo que necesitaba y pedía. Biella es un equipo muy especial y Atripaldi, también es una persona muy especial. En la Lega italiana los clubes apuestan mucho por bases y combos norteamericanos. Entre todos los jugadores de este tipo que tuvo como oponentes,

 ¿a cuál destacaría?

 El número uno tiene que ser Bo McCalebb. Cuando jugué contra él, acabé pensando "Wow, este muchacho es muy bueno". Detrás de él, no vi a nadie que estuviera por encima mío. Tras su primera temporada como profesional, llegó en septiembre de 2011, en pleno Preolímpico Americano de Mar de Plata, una lesión gravísima con rotura de tibia y peroné

 ¿Llegó a temer por tu continuidad como jugador profesional? 

Yo nunca había padecido una lesión en toda mi vida y cuando me pasó, no sabia que pensar. Sinceramente, pensé que no volvería a jugar en mi vida al baloncesto. Gracias a Dios, mi entrenador Robinson Frías me ayudó mucho y trabajamos bien duro durante 16 meses para volver a las canchas. Y gracias a Dios lo conseguí.

 ¿Cómo fue la sensación de volver a una cancha de baloncesto? 

¿Qué sintió al anotar la primera canasta? ¿En quién pensó en aquellos momentos? Yo me levanto todos las mañanas y le dio gracias a Dios por poder volver a jugar a este deporte. No pensaba que pudiera volver a hacerlo. Y ahora que vuelvo a coger el ritmo y comienzo a jugar de forma profesional al baloncesto, que es algo que pensaba que no volveria pasar, me siento super orgulloso de sentirme jugador y además de poder disputar una liga como la española.

 Cuando regresé a las canchas me acordé de todos los meses de lucha y de duro trabajo, pensé en mi madre, que sufrió mucho por mi durante este tiempo al verme también sufrir. Y es que para mi ella es lo es todo. He trabajado muy duro durante 16 meses para volver a ser jugador de basket Ahora llega a la mejor liga de Europa para defender los colores de Blancos de Rueda Valladolid 

¿Cómo se siente ante este nuevo reto? 

En el club me siento bien. El coach y mis compañeros me quieren mucho y me están ayudando para que yo vuelva a ser el jugador que soy. Solo llevo una semana y dos días aquí y aún estoy tratando de enseñar al coach que estoy al 100%. 

En mi primer partido no jugué mucho pero ganamos, que es lo importante. Pero con el tiempo, según vaya transcurriendo la temporada, jugaré más minutos y enseñaré a la gente que estoy al 100%. 

¿Qué conoce de su nuevo equipo, el Blancos de Rueda Valladolid y en general de la liga española? 

No conozco mucho, pero todo el mundo en EE.UU. y en Europa han hablado de esta liga como la segunda mejor del mundo tras la NBA. Y en mi primer partido aquí me di cuenta de ello. Se juega muy duro, todos quieren ganar y hay mucha competencia en la cancha. Estoy muy orgulloso de poder decir que juego en la Liga Endesa. Yack Michael Martínez es un gran líder. 

En la selección dominicana todos somos como una gran familia En Valladolid forma pareja de bases con Alex Renfroe, que el año pasado jugó a gran nivel en Italia 

¿cómo se ve junto a él?

 La verdad es que me veo muy bien. Entrenamos juntos y muchas veces el coach nos pone en el mismo equipo. Se que jugó muy bien en Italia y que en su último partido se salió. Yo creo que acabaremos jugando muchos minutos juntos en pista ¿Cuáles son tus objetivos ahora que has vuelto al basket de primer nivel? Ahora mismo tengo un contrato por un mes en Valladolid. 

Mi intención es poder seguir aquí, jugar bien y acabar la temporada en Blancos de Rueda Valladolid. Quiero recuperar todo mi juego y olvidar de una vez mi lesión. Cuando acabe la campaña, quiero disputar las Summer Leagues de la NBA en verano y también volver a la Selección Dominicana para jugar en Venezuela en el Premundial 2014. 

 ¿Qué me puede contar del vestuario de la selección de la Repúblicana Dominicana?

 Desde fuera se ve un gran feeling en su selección, con Jack Michael Martinez haciendo de líder y de gurú del grupo, con los bailes y los cánticos... Sí, sí, Jack es un gran líder... Es nuestro gran capitán. Trata a todo el mundo bien, hace que nos sentamos todos integrados y nosotros lo respetamos porque llevamos muchos años con la selección.

 En Dominicana todos somos como hermanos y lucharemos juntos con el objetivo de poder disputar el Mundobasket de 2014 y los Juegos Olímpicos de 2016.

Por: solobasket.com

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | cheap international calls