miércoles, 22 de febrero de 2012

TITO HORFORD: YO QUERIA SER PELOTERO, CUENTA NACIMIENTO AL HORFORD

SANTO DOMINGO-Tito Horford reunía todas las condiciones para haber sido también un buen jugador de béisbol, pero el destino terminó deparándole otra carrera. El béisbol fue siempre -y lo sigue siendo- el deporte que más le gustó y el que practicó en el Ingenio Santa Fe, de San Pedro de Macorís, donde fue llevado por sus padres Ana Graciela y Alfredo, tres meses después de haber nacido en La Romana.

 Era también el que quería que jugara don Alfredo, un operador de las máquinas que buscaba la caña en los bateyes, cuyos padres habían venido a principios del siglo 20 procedentes de Anguila impulsados por el “boom” de la industria cañera que tuvo el Macorís del Mar.

 “Cuando mi papá me veía jugando baloncesto yo tenía que mandarme”, relata Horford. “Ahí viene Alfredo”, recuerda sobre la forma que le avisaban sus amigos de infancia. “Pero mi hijo, es que no hay ni un dominicano en la NBA... Mira, Hugo Cabrera lo intentó y no pudo. Tú no vas a llegar a la NBA”, le aseguraba su progenitor. “Yo sé que si hubiera seguido jugando béisbol firmaba porque tenía el talento”, manifiesta al comparecer como invitado en el Café Deportivo de LISTÍN DIARIO.

 “Quince años, 6-9 de estatura, buen brazo, flaco y con las manos grandes. Todo eso me ayudaba mucho”, argumenta. Tenía como compañeros a Manny Acta, hoy dirigente de los Indios de Cleveland, y Luis Natera, coach de las Estrellas Orientales, con quienes creció en el ingenio Santa Fe. “Ese muchacho va a nacer...” A Tito Horford Williams se le pone la piel como de gallina cuando piensa en lo que pudo haber sucedido si le hubiera dado curso al “consejo” que le dio su mejor amigo cuando su pareja Arelis Reynoso salió embarazada. 

 Corrían los días de 1985 y con ellos el peregrinar del espigado prospecto dominicano en búsqueda de seleccionar una buena escuela para estudiar, pero, sobre todo, para desarrollar un talento baloncestístico que parecía ilimitado. La falta de recursos le llevó a residir junto a “su” mujer en casa del amigo, un abogado que hacía años había sentado raíces en Washingon. “¿Tito, tu novia está embarazada?”, le preguntó su enllave de infancia, a quien conoció en San Pedro de Macorís. “Sí”, le contestó el gigante dominicano de 7-1 de estatura, quien para entonces contaba con 20 años y muchos sueños. ”Tú no trabajas, tú no tienes dinero, cómo te vas a hacer...

 Ella tiene que abortar”, le advirtió el amigo provocando una reacción que 27 años después Tito repite con orgullo y énfasis. “Mira... Ese muchacho va a nacer... Aunque yo tenga que irme para mi país a picar caña”, recuerda Horford Williams, de 47 años y convertido al evangelio desde principio del 2000. No conforme con ello el amigo los llevó a una clínica para que supuestamente examinaran a Arelis, en cuyo vientre había un feto de unos tres meses. 

 Una vez allí le dijo la verdad a Tito: “Esto es una clínica donde hacen abortos...”. Tito no dejó que terminara el comentario. “¡Oye, si tú no me quieres en tu casa, aguántame unos días porque yo no tengo a dónde ir, pero sé que voy a conseguir una beca en una universidad!”. En efecto, en un par de semanas, fue admitido en la Universidad de Miami, “me llevé a mi mujer conmigo y eché para alante”. Contrario a lo que se estila, Arelis quiso que su hijo naciera en su natal Puerto Plata y para ello retornó en avanzado estado de gestación a casa de sus padres Mercedes y José en el sector Padre las Casas. El 3 de junio del ‘86 nació un niño de diez libras en el Centro Médico Bournigal, al que puso por nombre Alfred Joel Horford Reynoso, quien continuó sus huellas en el mundo del basket y hoy es el mejor jugador dominicano de la NBA y de todos los tiempos.

Pie de foto: Tito Horford posa junto a la periodista Mayra Pérez, y la diseñadora Martha Lidia Castillo en la redacción de LISTÍN DIARIO, donde causó revuelo por su gran estatura.

Pòr: Freddy Tapia.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | cheap international calls