martes, 8 de noviembre de 2011

FRANCISCO GARCIA Y CHARLIE VILLANUEVA POSIBLES CORTES EN SUS EQUIPOS

NBA-Ya casi todos en la NBA comprenden cómo la llamada cláusula de "amnistía", que fue concebida en el 2005, está diseñada para operar en el 2011. Esa es la buena noticia. La mala noticia: Parece que la bala mágica que el nuevo convenio laboral les concederá a los equipos, que los invita a retractarse sobre su contrato más adverso, no conducirá a la clase de bonanza que tantos de los que amamos estas transacciones estábamos esperando. Al menos no inmediatamente. 

 Y aquí porqué: 

Los equipos tendrán derecho de cortar a un jugador (deben pagarle igual) antes de cualquier temporada del convenio laboral -- solamente para los contratos vigentes con el equipo desde el 1° de julio del 2011 -- y quitar el 100 por ciento del salario de este jugador de la nómina tanto en términos de tope salarial como en términos de impuestos de lujo. 

Esto significa que los equipos pueden guardarse esta carta para la próxima campaña o más adelante, a diferencia del 2005, cuando los equipos sólo tuvieron dos semanas en agosto para usar o perder para siempre la cláusula de amnistía original.

 Además: Los jugadores cortados mediante la nueva cláusula de amnistía no se convierten en agentes libras de manera automática como en el 2005, cuando Michael Finley no sólo recibió millones por dejar a los Dallas Mavericks, sino que también tuvo la oportunidad de entrar directamente en San Antonio y llevarse un anillo de campeonato con los Spurs en dos temporadas. Los jugadores cortados a través de la cláusula de amnistía 2011 deben pasar por un proceso modificado de waivers antes de convertirse en agentes libres, que les brinda a los equipos con espacio bajo el tope salarial la primera oportunidad de presentar ofertas en la forma de una subasta a ciegas para llevarse al jugador amnistiado con la porción del contrato del jugador que están dispuestos a absorber. 

 El efecto combinado de estas restricciones fue lo que impulsó a un ejecutivo anónimo de la NBA a decir en The New York Times esta semana que entre tres y seis equipos, como máximo, van a desprenderse de jugadores por amnistía antes del inicio de la campaña 2011-12, programado para el 25 de diciembre. 

Y nadie discute esta estimación porque la tentación de guardarse la carta de la amnistía como una póliza de seguro contra alguna situación realmente adversa en el futuro va a ser demasiado fuerte para la mayoría de las franquicias. No obstante, todos los equipos siguen creando sus propias listas de amnistía en un intento por pronosticar qué jugadores tienen o no chances de entrar en el mercado abierto a través de este medio. Y nosotros hemos modificado nuestro desglose del proceso de amnistía equipo por equipo para cada una de las 30 franquicias de la NBA tras consultar con varios ejecutivos y agentes, ya que este beneficio debe usarse entre el 9 de diciembre y el día de Navidad, o guardarse hasta el verano del 2012 como muy pronto.


CHARLIE VILLANUEVA EN LOS PISTONS ES UNA DE LAS 3 OPCIONES.


Análisis: Predomina la suposición de que los Pistons cortarán a Rip después del caos de la temporada pasada. Se apresta a ganar $9 millones en el 2012-13. A eso súmale el hecho de que el jugador de 33 años estuvo realmente descontento durante la breve era de John Kuester, y los problemas de Detroit para encontrar algún equipo interesado en él, y la amnistía suena como una solución natural.
Sin embargo, las fuentes dicen que los Pistons aún creen que Hamilton tiene cierto atractivo en el mercado de intercambios para los equipos contendientes, sobre todo ahora que se acerca al final de su contrato. Por más debatible que los equipos rivales encuentren esta premisa, fuentes con conocimiento de la situación agregan que la preferencia de los Pistons es conservar a todos.
Villanueva tiene $24 millones restantes en su contrato y promedió apenas 3.9 rebotes por partido la temporada pasada con una ganancia de $7.5 millones. A Gordon, mientras tanto, aún le deben $37 millones y viene de una campaña similar en términos de producción para un equipo con escoltas de sobra. Cortar vínculos con cualquiera de ellos sería un costoso reconocimiento por parte de Joe Dumars de que los fondos sustanciales de los Pistons en el verano del 2009 fueron mal gastados, pero el factor más importante que podría mantener a ambos en Detroit es la realidad de que los Pistons simplemente no son considerados como un destino de agencia libre por estos días.
Con el tiempo, tal vez eso cambie bajo el nuevo propietario Tom Gores, pero por ahora Gores es realista. Los Pistons podrían colocarse unos $15 millones por debajo del tope salarial si usan la amnistía en Villanueva, pero las fuentes dicen que sólo harían eso por Nené, quien no ha dado ningún indicio de que Motown esté entre sus opciones.

FRANCISCO GARCIA ES EL GRAN CANDIDATO POR LOS KINGS
Analisis: Si los Kings necesitan o no a García, ahora que han seleccionado a Jimmer Fredette en el draft, es algo cuestionable en el mejor de los casos, sobre todo por el elevado precio de $18.3 millones para las próximas tres campañas. Pero el próximo convenio laboral dictará un nivel de salario mínimo al que Sacramento tendrá problemas para alcanzar con la composición actual del roster a menos que hagan importantes fichajes o intercambios cuando arranquen los campamentos y el corto período de transacciones.
De modo que cabe suponer -- aún antes de que el presidente de los Kings, Geoff Petrie, le asegurara a Sam Amick de Sports Illustrated.com el miércoles que no habrá movimientos de amnistía en Sacramento -- que García y John Salmons tendrán que arrancar la nueva campaña con los Kings.



0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | cheap international calls